Inversiones en Bielorrusia


Bielorrusia se encuentra en el corazón del Europa, estratégicamente situada y con fácil acceso a los mercados europeos y rusos.
Su gran ventaja es que forma parte de la “Unión Aduanera” con Rusia y Kazajstán, al haberse suprimido los trámites arancelarios entre estos países.

Por su buena situación económica (ha venido disfrutando de tasas de crecimiento del 10%) y la elevada renta per cápita, Bielorrusia ofrece el mejor entorno empresarial del Este de Europa y es un referente para la inversión extranjera, que encuentra aquí numerosos nichos atractivos. La situación económica del país es positiva, ajena a la crisis mundial. Las relaciones, tanto con Rusia como con naciones de la UE y sus países fronterizos, son excelentes.

Registrar una empresa en Bielorrusia precisa de unos requerimientos mínimos. Con un asesoramiento profesional se puede abrir una sociedad en 24 horas. Se trata de un país muy liberal en el que existen seis zonas económicas libres de impuestos.
Asimismo, los procesos de privatización presentan nuevas oportunidades para los inversores extranjeros. Inversiones que están garantizadas mediante un Código Gubernamental de Protección de los Derechos de los inversores extranjeros.

Los inversores pueden ser personas físicas o sociedades. La forma habitual para invertir en Bielorrusia es mediante la creación de nuevas empresas o comprando una sociedad ya existente. Existe libertad para acometer inversiones inmobiliarias y libertad para repatriar los beneficios empresariales al país de origen del inversor.

De acuerdo con el informe de Doing Business, realizado por el Banco Mundial, la inversión extranjera en Bielorrusia tiene mejor posición, comparado con Rusia y Ucrania, para realizar negocios. Ocupa el noveno lugar, de los 185 países existentes, en el ranking de facilidades para establecer nuevas actividades empresariales. Es el tercer país del mundo donde es más fácil obtener la electricidad, el número 13 en seguridad jurídica para hacer valer los contratos y ocupa el puesto 30 en el ranking de facilidades para obtener el permiso de construcción.

Su sencillo sistema impositivo, que oscila entre el 12 y el 24% de los beneficios (un 9% de impuestos para los trabajadores), ha motivado que grandes corporaciones internacionales se hayan instalado en Bielorrusia, ya que, además, se trata de un país que necesita importar gran parte de los productos que consume. La barata y abundante mano de obra, así como su elevado nivel de formación y el potencial de la emergente clase media, convierten a Bielorrusia en un país lleno de oportunidades y aún poco explorado.